¡De Vacas y Volcanes!

olot-foto
zona-volcanica-de-la-garrotxa

Tengo un plan con niños estupendo que recomendar:

Este sábado estuvimos los tres en el Parque Natural de la zona volcánica de La Garrotxa.

Queda a sólo hora y media de Barcelona, o sea que es una distancia muy llevadera para hacerla con los peques en coche, y es un paisaje volcánico que seguro que les llamará muchísimo la atención (los volcanes siempre molan!!!) 😉

El parque es así de impresionante:

Hay hasta 40 conos volcánicos con una antigüedad de 100.000 años y 10 cráteres!

Muy cerca de allí está la granja de La Fageda. Es una granja de vacas donde elaboran unos yogures realmente deliciosos pero que dado el pequeño volumen de la granja, sólo llegan a distintos establecimientos de Cataluña (desde no hace mucho, los podemos encontrar en los Mercadona.)

Esta granja tiene fines sociales, os dejo el enlace de su web por si queréis curiosear:

http://www.fageda.com/es/

Nosotros empezamos nuestra visita por la granja: os podéis imaginar que estando en un Parque Natural, el camino en coche hasta La Fageda es una auténtica maravilla. Una vez llegas a la granja, ves un precioso huerto con unas enormes calabazas, unos tomates como esos que comíamos cuando éramos pequeños, manzanos y de todo.

Te registras en recepción, previamente tienes que haber reservado hora para la visita, lo puedes hacer desde la web o por teléfono, arriba tenéis el enlace.

Pues bien, comienza la visita a los establos, Max ve las enormes vacas y ya el resto de la visita se resumió en multitud de «¡¡VACAAAAAA!!! KUUUUHHHHHH!!!» (que como le estamos educando en alemán también, pues el crío mezcla todo de lo lindo!!)

Acarició a las vacas, bailó con ellas (les ponen música clásica barroca para que estén relajadas y felices y den así más y mejor leche!), les dio de comer paja a los terneros, y les habría el grifito del agua para que bebieran.  Estuvo encantado durante toda la visita, no paró de disfrutar y de asombrarse con todo.

img_0171
img_0173

Para finalizar la visita, nos mostraron el laboratorio y nos explicaron todo el proceso productivo, desde que se ordeña la vaca hasta que llega el yogur a tu nevera. Fue muy enriquecedor, aprendimos bastante! Y para concluir la visita, una deliciosa degustación de postres de La Fageda.  ¡Ole!

Si vais a hacer la visita, las mejores horas son las del desayuno o la merienda! Ya que bajarse un helado, un yogur griego y yogur bebido (¡por persona!) antes o después de comer tiene sus inconvenientes! Jajaja!

Después de la visita a la granja, fuimos a comer al restaurante Masnou, una agradable casa familiar reconvertida, exquisita cocina, muy mimada, platos típicos y otros innovadores muy bien elaborados. El servicio excelente, y el jardín que rodea la casa es ideal para dejar al perro, si lo lleváis, y para que jueguen los peques. Hay zarzamoras y las pillamos en época, o sea que Max y yo nos pusimos finos!!! Nos llevamos unas poquitas para espachurrarlas en casa y pintar con ellas! 🙂

El restaurante queda frente al volcán, o sea que el paraje es excepcional.

Si os animáis a hacer el plan, ¡compartidlo aquí!

Deja tu comentario

Tu correo electónico no será publicado. Los campos obligatorios estan marcados con un *